¿Por qué sois tan pesados?

Ya hace un tiempo que en mi pueblo no hay persona más famosa que él. Lo acapara todo, le dan premios y los niños quieren ser como él. Su cara está por todas partes: vallas publicitarias, carteles, redes sociales…joder, ¡que hasta va una furgoneta por el pueblo anunciando su festejo del domingo que viene! Pero en serio, ¿por qué sois tan pesados?

Recuerdo hace unos años cuando se decía que iba a ser mediocre, que no tenía lo que había que tener; aunque tampoco sé qué es lo que tiene que tener. Pero de repente, en cuestión de unos meses cambió todo; se creó su peña y comenzó la publicidad desmedida. Ya no se hablaba de otra cosa, que si Nimes, que si Zaragoza, que si lleva el nombre de Almassora por toda España…

Joder, yo puedo entender que os guste a unos cuantos, pero es que ya se os está yendo mucho de las manos el tema (mientras escribo esto ya ha pasado 3 veces la furgoneta por debajo de mi casa). Más aún cuando en el pueblo hay gente importante que se dedica a otras cosas, ya que según wikipedia hay 3 escritores, y no veo que os desviváis por ellos ni les deis tanta importancia, ¡como si hubiera escritores en cada pueblo del mundo!

¿Y esto a que viene? El otro día en una charla en clase nos decían que los niños necesitan referentes cercanos para tener motivación. Y sinceramente, no veo que él sea un referente modélico para las nuevas generaciones. Más vale que se dé importancia a artistas y deportistas, que existen en Almassora y no se potencian, antes que a alguien que se dedica a matar a un animal y recibir aplausos por ello.

Así que en serio, dejad de ser tan pesados y tomad un poco de conciencia. Leed, y así descubriréis historias nuevas, cosas que no conocéis. Y por favor, no me odiéis mucho, ya que se puede ver perfectamente como en ningún momento me he metido con el protagonista del artículo, ni con su profesión, ya que ese es otro tema que puede que trate más adelante.

Inda, Aguirre, y el secuestro de la cultura

Acabo de leer un tweet asegurando que los titiriteros deben estar en prisión porque, literalmente, ‘la libertad de expresión tiene unos límites que no se pueden sobrepasar’. En la bio de twitter del hombre que suscribía dicho tweet decía que la libertad era fundamental para la democracia y más pseudomierdas que dicen los neoliberales hoy en día. Claro, supongo que ellos se refieren a las opiniones afines a ellos, no vaya a ser que alguien diga que el socialismo no es malo y te digan que CUBA VENEZUELA COREA DEL NORTE.

A estas alturas ya todo el mundo sabe a qué me refiero cuando hablo de los famosos titiriteros, así que me ahorraré la explicación. No voy a entrar a justificar por qué el tema de Alka-ETA NO es apología del terrorismo, ya que me parece absurdo; ni criticaré a la alcaldesa de Madrid por sucumbir a la derecha mediática y darles lo que ellos quieren (bueno, menos la dimisión, claro). El problema es más grande: el secuestro de la cultura por parte de la derecha de este país.

Desde 1939 en España hay un problema muy grande de producción cultural. La cultura popular entró en decadencia hace ya años y, salvo excepciones, se ha perdido en gran medida. Por el contrario, la cultura de masas y la cultura del régimen cobró protagonismo y cautivó a la población. Nos han enseñado lo que está bien y lo que está mal. Lo que es correcto y lo que es antidemocrático. Llevar a niños a corridas de toros o desfiles militares está bien. Llevarlos a espectáculos de títeres o al congreso está mal.

Sin embargo, la derecha siempre se ha caracterizado por no querer promover la cultura, por recortar lo primero en eso, no vaya a ser que la gente piense. Así pues, ¿cómo nos han robado la cultura? Muy fácil. Nos han dicho que la cultura popular es inútil, que no le gusta a nadie, que no sirve de nada porque no da dinero. Han primado los macroespectáculos alienantes que dan beneficios, los han sobreexplotado tanto que algunos les han dado hasta algún problema (eh Botella ;)).

Y todo esto no sería posible sin los Inda, los Aguirre, los Casado, y tantos otros. Cada cosa que ven que no entra en sus cánones se convierte en su hueso. Ese hueso que no sueltan nunca. Ese hueso al que recurren cuando se quedan sin argumentos (aunque no suelen tener muchos ya de por sí). Ese hueso es la lacra de la sociedad. Porque toda esa gente está en la tele, en prime time día si y día también. Y ese hueso es su camino, y ya sabemos lo que pasa cuando un camino se acaba.

Podría pasarme mil horas hablando sobre este tema, pero me parece tan esperpéntico que acabaré citando a un famoso escritor valenciano. Decía Joan Fuster que ‘la política la fas o te la fan’. Pues lo mismo pasa con la cultura. Aprovechemos el momento y hagámosla nosotros y nosotras, que ellos ya nos la han hecho durante demasiado tiempo.

“Los dos bandos cometieron…” y otras mierdas

Después de unos días sin nada de lo que hablar me he topado con este vídeo. No paro de verlo en mis redes sociales, con comentarios de gente vanagloriándose de la valentía de Pedro Corral (el susodicho concejal del PP) al plantarle cara a la comunista de Manuela Carmena. Supongo que todos los de Podemos son comunistas. A lo que iba, que hace un rato he visto el vídeo y bueno, es agradable comprobar como alguien del PP puede hablar de la Guerra Civil sin reírse de las ‘fosas de no se quién’ o de la ‘guerra del abuelo’. Más allá de esto, que alguien que pertenece a un partido fundando por un franquista con penas de muerte a sus espaldas dé lecciones de memoria histórica…es hilarante cuanto menos.

El señor Corral menciona en su intervención que hay una doble moral, que dependiendo lo que lamentes y condenes eres fascista o eres demócrata. Lo que olvida mencionar el señor Corral es que la llamada Guerra Civil no fue una guerra entre dos bandos enfrentados. Lo que ocurrió en el 36 fue un levantamiento en armas de unos cuantos contra un gobierno democráticamente elegido. Pero claro, la historia la escriben los vencedores, y ya sabemos todos quien dominó España después del 39.

El señor Corral también menciona que las propuestas del gobierno de Carmena no han tenido en cuenta todos los nombres de republicanos y demás gente que luchó contra la dictadura para poner los nuevos nombres a las calles. Dice que de hecho han confundido nombres de personajes históricos. Lo que no dice es que, mientras que es muy fácil saber quienes fueron los generales franquistas vencedores en el 39 para ponerle sus nombres a unas cuantas calles, no debe ser tan fácil hacerlo con los repúblicanos, ya que la mayoría estarán en cunetas o en archivos quemados por quienes ganaron.

Por último, el señor Corral no puede hacer una intervención de semejante importancia sin nombrar a Stalin y a Fidel Castro y la dictadura cubana. No voy a entrar a defender dos archiconocidas dictaduras como son la soviética y la cubana, esa guerra ya la tenemos perdida desde hace tiempo, por desgracia. Lo que sí voy a comentar es esa necesidad imperante de la derecha de, cada vez que quieren criticar cualquier cosa de la izquierda, sacar a relucir los nombres de Stalin, Lenin, Venezuela, Cuba, Corea del Norte o su puta madre. Joder, que nosotros no solemos sacar a relucir las intervenciones de los EEUU, dejad ya el temita.

Y ya para terminar: que gente del Partido Popular, que han menospreciado durante años a las víctimas republicanas, que se han reído, que han criticado la ley de memoria histórica, pero que por el contrario se han lucrado y beneficiado de las victimas del terrorismo de ETA, vengan ahora a dar lecciones a unos pocos que intentan que el franquismo pase a la historia de una vez me parece de un mal gusto que no merece ni calificativos. Un poco de vergüenza, y lávense la boca antes de hablar.

El pactómetro traicionero

pactos-politicos-bambalinas-t-dflb2f

Un día alguien me dijo que no creía en los pactos postelectorales, que o se hacían antes de las elecciones o después era como traicionar a la gente que te ha votado. La verdad es que yo nunca me lo había planteado de esa manera, pero es cierto que cada persona vota al partido que le parece más conveniente, y no a otro. Si yo he votado al PP no quiero que pacten con un partido que está a favor del aborto o de la legalización de la marihuana. De la misma manera, si he votado a IU-UP no quiero que entren en un pacto con un partido que no propone el referéndum monarquía/república o que apoya el TTIP.

Desde las ultimas elecciones este tema está todos los días en los medios de comunicación, sobre todo con el famoso pactómetro de Ferreras. Pero desde hace dos días ha tomado aún más importancia con la oferta de Pablo Iglesias al PSOE para formar gobierno. ¿Y entonces que hacemos? Ese pacto sería como traicionar a todos los votantes de Podemos. Pactarían con el PSOE de los GAL, el que privatizó Endesa y Repsol (y tantas otras), o el de la reforma laboral. ¿Y si no pactan?

Si no pactan probablemente el PP tenga las de ganar en lo que a formar gobierno se refiere, por mucho que ahora Mariano diga que él no quiere ser presidente. Igual al final sí que triunfa la operación Menina y así nos tragamos 4 años más de mierda ultra neoliberal, lo que, eso si, tranquilizaría a los mercados y a las grandes corporaciones, no vaya a ser que dejen de invertir en nuestro prospero país.

¿Y entonces qué hacemos? Dejar que sigan gobernando los liberales es un gran riesgo que millones de habitantes no se van a poder permitir; pero pactar con la socialdemocracia sería traicionar demasiados principios, aunque quiero pensar que sería por el bien de los ciudadanos y no por el ancestral deseo de poder que tienen la mayoría de políticos cuando se ven tan cerca.

Aún así, del último movimiento de Pablo Iglesias queda una cosa clara: es el que mejor ha sabido leer los resultados electorales. Por un lado, ofrece un pacto al PSOE que si lo aceptara le condenaría a la estigmatización de toda la derecha y de una gran parte del partido que manda más de lo que debería. Pero por el otro lado, si no acepta y deja (o ayuda a) gobernar al PP sus votantes no se lo perdonarían y Pedro Sánchez perdería la poca credibilidad que le queda. El pobre Ken está entre la espada y la pared, entre el orden y la estabilidad y los bolivarianos-etarras-independentistas.

Mientras escribo esto Antena 3 amplía la exclusiva del otro día y dice que, efectivamente, Podemos es etarra y bolivariano y peligroso. Quizás todos deberíamos escucharles, que los medios de comunicación privados se preocupan por nosotros y nuestra prosperidad.

Hablar por hablar, literalmente

jovenes-moviles

– K haces?

– Nada, tu?

– Tampoco, aburrido…

(10 minutos después)

– No me dices nada, te pasa algo?

– No, es que no tenia nada que decir

– Ah vale…

¿Quién no ha tenido una conversación así por WhatsApp? Es el día a día de millones de jóvenes, adultos y adultescentes; la necesidad de mantener una conversación con alguien aunque no tengas nada que decirle. Ésta es una de las consecuencias del desarrollo tecnológico: estar permanentemente expuesto a tus amigos, conocidos, enemigos y familiares. Y es que ya hay quien lo dice: el WhatsApp es el mejor y el peor invento del siglo XXI.

La gente de mi generación hemos vivido posiblemente la mayor revolución tecnológica de la historia. Facebook, Twitter, iPads, iPhones, smartphones, smartwatches…y la lista sigue y seguirá. Nos hemos acostumbrado a tenerlo todo, y si no lo tenemos, lo deseamos. Algunos niños tienen móviles ya con 7 u 8 años, aún no entiendo para qué, pero lo tienen. Pero sin duda el mayor triunfador de la comunicación ha sido WhatsApp. Quien hoy en día no dispone de esta app no es nadie, está desconectado del mundo, repudiado de la sociedad. ¿Pero es de verdad útil?

Sí, lo es, y mucho. Es gratis y te comunica con quien dispone de él en cualquier parte del mundo donde haya una mínima conexión a la red. Te permite averiguar cualquier duda sobre una cita, cumpleaños, o lo que sea en un momento. Llamar por teléfono ya ha pasado de moda, ¡hasta existen las llamadas vía WhatsApp! Sin embargo, no todo es color de rosa en esta app que cuenta con más de mil millones de descargas solo en Play Store.

La banalidad y la obsesión se han apoderado de ella. Vivimos en un mundo en que si no hablas con alguien en cada momento te miran mal. Ya no se presta atención en clase, ya no se mira el paisaje cuando se viaja. Si viajas en bus o en tren y lees un libro eres raro, extraño. Lo normal es hablar con quien sea por WhatsApp, o leer Twitter, o anunciarle a tus seguidores de Instagram que estás viajando a Madrid, que ese es otro tema.

Todos lo hacemos, quien más quien menos, pero lo hacemos. No es posible evitarlo, y hasta suena hipócrita criticarlo como lo estoy haciendo. Pero realmente esto no es una crítica a la revolución tecnológica y comunicativa en sí, sino al uso que le hemos dado y que desempeña hoy en día. Si un sábado por la noche vas con tus amigos a cenar y tomar algo pero no te haces una foto es como si no hubieras ido, no consta en acta. Y rara es la reunión con amigos en que ninguno toca el móvil durante 2 o 3 horas.

Como ya he dicho, resulta un poco hipócrita hacer esta crítica, pero es más una reflexión sobre un problema que cada día está más extendido en la sociedad y que es preocupante, y mucho. Hemos perdido la noción de la realidad y ya no nos preocupamos ni nos implicamos en nada. Ya no somos ciudadanos, sino utilitarios. Ya no somos personas, sino datos. Y es que si de datos hablamos, la venta de smartphones creció un 11% en todo el mundo durante el primer semestre de 2015, mientras que la venta de libros ha disminuido un 30% desde 2010 solo en España. Inquietante, ¿verdad, Carmen?

Mayoría absoluta…¿democrática?

shapeimage_11

Según la RAE, una ‘dictadura’ es un ‘régimen político que, por la fuerza o violencia, concentra todo el poder en una persona o en un grupo u organización y reprime los derechos humanos y las libertades individuales’. Por el contrario, o no, una ‘mayoría absoluta’ es una ‘mayoría que consta de más de la mitad de los votos’. Si esta última acepción la extrapolamos al gobierno de un país, podemos darnos cuenta que una mayoría absoluta representará solo a esa gran mayoría que habrá votado al partido que obtenga dicho resultado en unas elecciones. Y ahí está la trampa, ¿no sería ésta forma de gobierno algo parecido a una dictadura? Me explico:

En primer lugar, se supone que una democracia se caracteriza principalmente porque los ciudadanos eligen cada cierto tiempo unos representantes que van a tomar las decisiones que crean convenientes, dependiendo de la clase que defiendan. ¿Qué quiere decir esto? Pues que generalmente a la derecha se le ha relacionado con la clase alta y a la izquierda con la clase media-baja. ¿Y el centro? El centro no existe. No es posible representarlos a todos, salvo que no haya clases, y eso ya es otra cosa.

En segundo lugar, una democracia también se caracteriza porque la política ha de emanar del pueblo y en favor de éste. Así pues, si en un país gobierna un partido (o coalición de partidos) en mayoría absoluta, estos partidos solo gobernarán para la gente que les ha votado y se supone que representan, ya sea el 50.5% o el 99.5%. ¿Y qué pasa con la gente que no está representada? Básicamente, te jodes. Te puedes pegar 4 años (o los que sean) viendo como recortan derechos fundamentales, privatizan empresas nacionales o aprueban acuerdos transnacionales con el único fin de salvar a la clase que ellos representan.

En último lugar, una democracia, pues, debería caracterizarse por esa palabra que está tan de moda últimamente: el diálogo. Los que dicen representarnos deberían ser capaces de ponerse de acuerdo en las cuestiones que afectan a los ciudadanos y velar por ellos, y no por el bien de los mercados como pretenden muchos. La soberanía de un pueblo reside en eso, el pueblo, y así debería ser siempre.

Así pues, ¿qué pasa cuando en un país los que mandan lo hacen con mayoría absoluta? Pues que, como he dicho, gobiernan para los suyos. Visto de otra forma: un grupo tiene el poder y gobierna para unos cuantos. ¿Y no es esto una forma de dictadura? No, ya que, según la RAE, debería concentrar el poder mediante la fuerza (jeje) y debería reprimir los derechos humanos (jeje) y las libertades fundamentales (jeje); pero se parece bastante.

Esto solo es una opinión, algo que llevo pensando mucho tiempo y que me apetecía intentar explicar. De todas formas, no estoy diciendo que hayamos vivido 4 años de dictadura en España con el PP, o que los vivieran durante los 80 con el PSOE; aunque en uno de estos dos casos se haya parecido bastante.

Shakira no es de nadie

pancarta-shakira-130116

Ayer, en el estadio de Cornellà, los graciosos ultras del Espanyol no tuvieron otra ocurrencia que seguir echando más leña al fuego en la polémica con Piqué sacando la pancarta que se ve en la imagen. No solo fue repugnante y lamentable el acto, por machista, por sexista y por retrogado, sino que además quiero pensar que fue un fallo grave de seguridad al dejarles acceder al estadio con semejante pancarta.

Más grave me parece aún, cuando el año pasado a los Bukaneros (ultras del Rayo Vallecano) no les dejaron acceder al estadio con una pancarta EN CONTRA de la violencia de género. Y es que no todos los ultras son iguales, por mucho que se empeñen en recordarlo en la prensa, sobre todo a raíz del deplorable asesinato de Jimmy a manos del Frente Atlético.

¿Y los responsables de todo esto, quiénes son? Puede que los ultras del Espanyol mostraran la pancarta, pero eso solo les convierte en los ejecutores. Puede que el personal de seguridad les dejara entrar con ese mensaje escrito, pero eso les convierte en cómplices. Puede que muchos chavales, y no tan chavales, se mofaran en twitter, pero eso tampoco les convierte en responsables. Sin embargo, ¿qué hay de los que promueven esas políticas machistas día a día, ya sea activa o pasivamente?

Ayer vimos como la diputada en el congreso por Podemos, Carolina Bescansa, llevaba a su hijo de casi 6 meses al hemiciclo. Esto provocó que casi toda la prensa, ya fuera de izquierdas, de derechas o Inda, se le echara encima; incluso alguna red feminista vía twitter lo criticó. Sin más ganas de seguir hablando de ese tema, ayer se pudo ver lo institucionalizadas que están las conductas machistas en nuestro día a día.

Así pues, ¿Shakira es de todos? NO, Shakira no es de Piqué, ni de todos, ni de nadie. Las mujeres no son propiedad de nadie, enterémonos ya. Las mujeres son libres, igual que lo somos los hombres, y pueden hacer con su vida lo que quieran. El problema es que los hombres siempre nos hemos creído con el derecho a controlarlas, y esto difícilmente va a cambiar con unas cuantas leyes contra la violencia.

La solución pasa por otra fórmula. No basta con decirle a todo un hombretón de 40 años que está mal que maltrate a su mujer. Yo creo que lo más importante es, de una vez por todas, educar a los niños en igualdad real. Desde bien pequeñitos hacerles saber que no hay ni juguetes para niños y niñas, ni deportes para niños y niñas, ni ropa para niños y niñas. Tan libre es un niño de jugar con muñecas e ir con vestido al colegio como una niña de jugar a fútbol y llevar chándal.

Basta ya de asesinadas, que ya llevamos 5 en 14 días de año. Basta ya de maleducar a los niños con los valores tradicionales. Dejémosles que ellos mismos decidan lo que quieren ser. Solo así acabaremos con esta lacra para la sociedad. ¡Por una educación feminista, socialista y libre!

Y para acabar, voy a dejar un videoclip que vi hace tiempo y que, creo, refleja perfectamente lo que quiero decir.

“Odio a los canis”

Ayer viendo el típico vídeo de ’50 cosas que odio’ de un youtuber español, una de las cosas que mencionó fue que <<por supuestísimo, odio los canis y las chonis>>.Lo cierto es que a nadie le sorprenderá, ya que hoy lo normal es eso, odiar a esa gente que solo sirve para forrarse en realities o para currar en cualquier fábrica o supermercado de mala muerte.

Otro conocido youtuber español se mofó de un trabajador que fue a su casa y al agacharse se le vió la raja del culo, porque claro, que tu trabajo consista en entretener a la gente te da el derecho a reirte de los que curran 8 horas diarias con un sueldo de mierda.

Pero realmente, ¿cuál es el problema detrás de este odio y estas mofas?  El problema es que el ser humano siempre ha odiado y odiará, pero mientras que en otra época se odiaba a la clase alta por su opulencia, ahora se odia a la clase trabajadora porque son pobres, vagos y analfabetos. Nadie quiere que se le identifique con la clase obrera, nadie quiere ser pobre. Ahora todos los jóvenes aspiramos a ir a festivales, viajar por todo el mundo y tener buenos trabajos. Trabajar en una fábrica no mola, has de estudiar una carrera o serás tonto y vago.

Como dice Owen Jones, hemos demonizado a la clase trabajadora, dándoles nombres despectivos y tratándolos como basura. Todos alguna vez nos hemos reído de ese chico con la gorra hacia arriba y los vaqueros rotos, o de esa chica que posa con sus morritos en un picado perfecto (sí, es picado, y no contrapicado como todos solemos decir). Les odiamos porque nos dicen que se dedican a robar, a drogarse o a traficar, pero ¿les odiaríamos igual si hicieran todo eso llevando traje y corbata en su Audi de 60 mil €?

Jaja mira el cani ese no sabe escribir jaja míralo no sirve para nada jaja menuda desgracia para sus padres jaja que se dedique a barrer suelos que no vale para otra cosa jaja mira esa que guarra con ese escote jaja mira esa que con 20 años ya tiene 2 hijos jaja mírala que se meta a puta que no sirve para otra cosa.

Uy, ¿y ese qué, no trabaja? No trabaja dice, para que va a trabajar si su padre está forrado y puede vivir del cuento toda su vida, ojalá yo pudiera ser así y no tuviera que estudiar para poder ganar dinero y salir de este pueblo de mierda.

Identificado el problema, falta saber quién o qué es el responsable. Todos creemos que es culpa suya por ser así, vestir así, comportarse así y vivir así. Sin embargo, ¿y si la televisión nos hace pensar que tenemos que odiar a esa gente? O las políticas neoliberales de nuestro querido PPSOE, o nuestra educación, o, en definitiva, nuestro sistema capitalista que nos dice que si quieres triunfar en la vida hay que ser mejor que los demás.

Este es un tema muy complejo que me llevará unos cuantos post desarrollar, ya que hay muchos factores y muchas ideas que creo que son dignas de tratar, pero por hoy ya es suficiente. Continuará…

“El pequeño Nicolás” en GH VIP

Hace unos días se filtró la noticia de que Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido por nuestra querida prensa como ‘el pequeño Nicolás’, iba a participar en la nueva edición de Gran Hermano VIP. Además, también se supo que va a cobrar 3000 € por programa. Viendo esto, me pregunto si en este país hace falta ser un delincuente para que la prensa te adore; y la respuesta es que depende.

El 14 de noviembre de 2012, con motivo de la Huelga General organizada para ese día, fue detenido en Madrid Alfonso Fernández Ortega, ‘Alfon’, portando una bolsa de gran tamaño con un artefacto explosivo de fabricación casera, según el informe del Ministerio Público. Desde ese momento, el aparato mediático comenzó su campaña de desprestigio hacia él, tachándolo de terrorista, antisistema, y por supuesto, relacionándolo con Podemos. Aún así, lo cierto es que la fiscalía aún no ha podido demostrar que el artefacto fuera suyo, ya que la cadena de custodia no fue respetada en ningún momento.

De la misma manera, el 14 de octubre de 2014, Francisco Nicolás fue detenido, acusado de falsificación documental, estafa, cohecho, malversación de caudales públicos, usurpación de funciones públicas y estado civil, revelación de secretos y tráfico de influencias. Casi nada el chaval, que fue rápidamente bautizado como ‘el pequeño Nicolás’. Aunque la prensa se pasó unos meses sacando información sobre las hazañas de este entrañable personaje, la juez decidió ponerlo en libertad provisional sin fianza.

Paradójicamente, los dos han acabado presos al final, aunque con una pequeña diferencia. Nicolás estará en una casa rodeado de famosos cobrando por su estancia allí, mientras que ‘Alfon’ ingresó en prisión el pasado junio, y en septiembre pasó a estar en el régimen penitenciario FIES-3, el cual suele aplicarse a gente asociada a grupos terroristas y bandas armadas.

¿Qué nos dicen estos hechos? Lo de siempre. Si te acusan de robar, estafar o cualquier cosa relacionada con malversar fondos públicos seguirás en libertad, pero si eres un joven combativo militante en grupos antifascistas irás a la cárcel. Así es nuestra justicia, al servicio de los que mandan.

Polémica con las reinas magas

Llevamos ya unas semanas con el tema de los cambios en las cabalgatas del 5 de enero de algunas ciudades, sobre todo las que han cambiado radicalmente su gobierno en el ayuntamiento. Se han dicho muchas cosas sobre el hecho de que algunas mujeres vayan a hacer de Melchor, Gaspar y Baltasar: que si no respeta la tradición, que si es una parida, que si es aberrante… Lo cierto es que en este país ha habido un pequeño cambio en ciertos ámbitos, y los que siempre se han creído con el poder para hacer lo que querían ahora ven que hay diferentes maneras de hacer las cosas.

Aún así, creo que el tema de las reinas magas es una excusa más que se han inventado para criticar a los nuevos gobiernos de las grandes ciudades.

gallardon_baltasar_ediima20160104_0446_18
Alberto Ruiz Gallardón disfrazado de Baltasar en la cabalgata de 2006

Ellos mejor que nadie deberían saber que no importa quién esté debajo del disfraz, ya que los niños, que son en definitiva quienes disfrutan con la cabalgata, no se van a fijar en si son mujeres o son hombres.

 

 

Pero en fin, os dejo un vídeo de Mister Jagger que resume como nadie el verdadero problema de las reinas magas.