El pactómetro traicionero

pactos-politicos-bambalinas-t-dflb2f

Un día alguien me dijo que no creía en los pactos postelectorales, que o se hacían antes de las elecciones o después era como traicionar a la gente que te ha votado. La verdad es que yo nunca me lo había planteado de esa manera, pero es cierto que cada persona vota al partido que le parece más conveniente, y no a otro. Si yo he votado al PP no quiero que pacten con un partido que está a favor del aborto o de la legalización de la marihuana. De la misma manera, si he votado a IU-UP no quiero que entren en un pacto con un partido que no propone el referéndum monarquía/república o que apoya el TTIP.

Desde las ultimas elecciones este tema está todos los días en los medios de comunicación, sobre todo con el famoso pactómetro de Ferreras. Pero desde hace dos días ha tomado aún más importancia con la oferta de Pablo Iglesias al PSOE para formar gobierno. ¿Y entonces que hacemos? Ese pacto sería como traicionar a todos los votantes de Podemos. Pactarían con el PSOE de los GAL, el que privatizó Endesa y Repsol (y tantas otras), o el de la reforma laboral. ¿Y si no pactan?

Si no pactan probablemente el PP tenga las de ganar en lo que a formar gobierno se refiere, por mucho que ahora Mariano diga que él no quiere ser presidente. Igual al final sí que triunfa la operación Menina y así nos tragamos 4 años más de mierda ultra neoliberal, lo que, eso si, tranquilizaría a los mercados y a las grandes corporaciones, no vaya a ser que dejen de invertir en nuestro prospero país.

¿Y entonces qué hacemos? Dejar que sigan gobernando los liberales es un gran riesgo que millones de habitantes no se van a poder permitir; pero pactar con la socialdemocracia sería traicionar demasiados principios, aunque quiero pensar que sería por el bien de los ciudadanos y no por el ancestral deseo de poder que tienen la mayoría de políticos cuando se ven tan cerca.

Aún así, del último movimiento de Pablo Iglesias queda una cosa clara: es el que mejor ha sabido leer los resultados electorales. Por un lado, ofrece un pacto al PSOE que si lo aceptara le condenaría a la estigmatización de toda la derecha y de una gran parte del partido que manda más de lo que debería. Pero por el otro lado, si no acepta y deja (o ayuda a) gobernar al PP sus votantes no se lo perdonarían y Pedro Sánchez perdería la poca credibilidad que le queda. El pobre Ken está entre la espada y la pared, entre el orden y la estabilidad y los bolivarianos-etarras-independentistas.

Mientras escribo esto Antena 3 amplía la exclusiva del otro día y dice que, efectivamente, Podemos es etarra y bolivariano y peligroso. Quizás todos deberíamos escucharles, que los medios de comunicación privados se preocupan por nosotros y nuestra prosperidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s