“El pequeño Nicolás” en GH VIP

Hace unos días se filtró la noticia de que Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido por nuestra querida prensa como ‘el pequeño Nicolás’, iba a participar en la nueva edición de Gran Hermano VIP. Además, también se supo que va a cobrar 3000 € por programa. Viendo esto, me pregunto si en este país hace falta ser un delincuente para que la prensa te adore; y la respuesta es que depende.

El 14 de noviembre de 2012, con motivo de la Huelga General organizada para ese día, fue detenido en Madrid Alfonso Fernández Ortega, ‘Alfon’, portando una bolsa de gran tamaño con un artefacto explosivo de fabricación casera, según el informe del Ministerio Público. Desde ese momento, el aparato mediático comenzó su campaña de desprestigio hacia él, tachándolo de terrorista, antisistema, y por supuesto, relacionándolo con Podemos. Aún así, lo cierto es que la fiscalía aún no ha podido demostrar que el artefacto fuera suyo, ya que la cadena de custodia no fue respetada en ningún momento.

De la misma manera, el 14 de octubre de 2014, Francisco Nicolás fue detenido, acusado de falsificación documental, estafa, cohecho, malversación de caudales públicos, usurpación de funciones públicas y estado civil, revelación de secretos y tráfico de influencias. Casi nada el chaval, que fue rápidamente bautizado como ‘el pequeño Nicolás’. Aunque la prensa se pasó unos meses sacando información sobre las hazañas de este entrañable personaje, la juez decidió ponerlo en libertad provisional sin fianza.

Paradójicamente, los dos han acabado presos al final, aunque con una pequeña diferencia. Nicolás estará en una casa rodeado de famosos cobrando por su estancia allí, mientras que ‘Alfon’ ingresó en prisión el pasado junio, y en septiembre pasó a estar en el régimen penitenciario FIES-3, el cual suele aplicarse a gente asociada a grupos terroristas y bandas armadas.

¿Qué nos dicen estos hechos? Lo de siempre. Si te acusan de robar, estafar o cualquier cosa relacionada con malversar fondos públicos seguirás en libertad, pero si eres un joven combativo militante en grupos antifascistas irás a la cárcel. Así es nuestra justicia, al servicio de los que mandan.